martes, julio 26, 2005

Los sueños


Cuando duermo para atrás no veo por dónde sueño y cuando duermo para arriba se me caen los sueños en la cara.

Las pesadillas van buscando con quién pelear.

El que viaja en un sueño no sabe para dónde va.

En los sueños de las monjas un ángel se toca la trompeta.

Los monaguillos sueñan de rodillas.

Los obispos sueñan con monaguillos de rodillas.

Las señoras bien sueñan de reojo.

Los perros le ladran a los sueños feos.

Los canarios sueñan como la garúa.

Los cangrejos sueñan para atrás.

Los elefantes no caben en sus sueños.

Las arañas sueñan al hilo.

Las hormigas tienen sueños comunistas.

Los dedos sueñan de a diez.

En los retratos hay un sueño fijo.

El que se ríe en un sueño en un risueño.

Los murciélagos sueñan por radar.


La pesadilla de los ladrones es que les tocan el pito.

Los policías sueñan a hurtadillas.

Las pesadillas son la mafia de los sueños.

Los sueños nunca se van a la cama.

4 comentarios:

Quebrantapájaros dijo...

Patricia: qué alegría tenerte en el mundo blogueril (sí, existe el término).
Tuve el gusto de escuchar "off the record" tu poema ayer en Tajamar. Pero esa imagen (de este poema) de que los sueños se te vienen a la cara, me ha acompañado todos estos años desde que la leí en Tango rock como una flor en el ojal. Saludos.

Fernando G. Toledo dijo...

Soñadora de ojos grandes, he aquí mis dudas oníricas: ¿es verdad que los sordos sueñan canciones que nadie, todavía, ha escrito? ¿Alguien sueña de nuevo todos los sueños que, al despertar, nos olvidamos? ¿El sueño tiene dueño? Las chicas que hacen soñar a los ojos que las miran en la calle, ¿sienten, cuando duermen, cómo esos sueños se le meten por la entrepierna? ¿Es verdad que los soñadores piden que les lean cuentos pero para despertarse? ¿Y no les da resultado?

Patricia Rodón dijo...

A todas tus hermosas preguntas, sí.

Además, como los sueños no tienen pies y usan el viejo método de la teletransportación dolby stereo in live machine head neurona theater dream para ir de una cabeza a la otra, a la mañana siguiente todos los poetas del mundo han soñado el mismo sueño. Aleatoriamente, algunos lo recuerdan, otros no. Por eso, todos los poemas son palabras que han viajado en un sueño.

sandra dijo...

Sos tan pero tan grosa, que hasta las respuestas que escribís son bellas.
Me declaro tu fan Patricia Rodón, tus palabras me cambian el día. Siempre.